Estos son los radares que un detector ilegal no puede “oler”

0
4383
Estos son los radares que un detector ilegal no puede

Hemos hablado en alguna ocasión en las diferencias legales entre los detectores y los avisadores de radar. Los detectores son herramientas ilegales que perturban el espacio radioeléctrico (los inhibidores llegan a interferir con los radares), mientras que los avisadores son dispositivos legales con base en una base de datos que en el caso de Coyote se completa gracias a una comunidad de conductores responsables que ayudan a mantenerla actualizada.

Además de ilegales, los detectores solo consiguen observar un limitado grupo de radares: aquellos que emiten en unas determinadas frecuencias “audibles” para ellos. Frente a esto, avisadores como Coyote permiten que los conductores nos informemos unos a otros de manera legal de un gran abanico de radares, evitándonos una multa, y ayudando a conducir con seguridad.

Radares de velocidad fijos y móviles, detectable por casi todos los dispositivos

Tanto los detectores de radar como los avisadores son capaces de “ver” los radares de velocidad fijos y móviles, aunque lo hacen de forma muy distinta. Los primeros utilizan de tecnología radioeléctrica para “escuchar” las frecuencias que emiten estos radares, de modo que pueden llegar a percibirlos a cientos de metros de distancia Aunque en función de la calidad del detector es posible que muchos de ellos no puedan ser captados, como los de última generación.

Los avisadores, por contra, no detectan de manera automática los radares, ni fijos ni móviles, sino que se sirven de su base de datos junto con de los ojos de los conductores para localizarlos. Cuando un conductor de Coyote detecta un radar móvil, puede dar un aviso a la comunidad, de modo que el resto de conductores que pase por la zona será informado de su presencia. Así como de confirmar que sigue ahí o que ha sido retirado.

Los radares móviles no se encuentran siempre en el mismo emplazamiento, por lo que se hace necesario avisos frecuentes cuando son vistos por algunos conductores y confirmados por otros.

Los inhibidores, como los detectores, también detectan de modo automático algunos (pero no todos) los radares. Además, pueden ser a su vez detectados, ya que emiten radiofrecuencias localizables por los cuerpos de seguridad. Si la Guardia Civil localiza nuestro vehículo y confirma que llevamos un inhibidor de radar instalado, estaremos en la obligación no solo de desinstalarlo, sino de abonar una multa de hasta 6.000 euros y la retirada de 6 puntos de carné.

Radares de tramo, invisibles para inhibidores y detectores

Los radares de tramo no son formalmente radares, aunque se llaman así porque, al igual que los radares de velocidad, sirven para comprobar la velocidad de los vehículos.

Funcionan del siguiente modo: en dos puntos separados una distancia D se toman sendas fotografías de nuestra matrícula, y se mide el tiempo T entre esas fotos. Con esos datos, se calcula que nuestra velocidad media (V=D/T). Si esta velocidad supera el máximo de velocidad de la vía, nos caerá una multa de la misma cuantía y retirada de puntos del carné que la de los radares normales.

radar de tramo

Dado que no emiten ondas en el espectro electromagnético detectable por los detectores de radar, o evitable por los inhibidores, estos métodos ilegales son inútiles frente a los radares de tramo. Además, los detectores suelen ser visibles desde fuera del vehículo, y si nos pillan haciendo uso de ellos recibiremos una multa extra de 200 euros más la retirada de 3 puntos del carné.

Algunos avisadores, como Coyote, disponen del aviso de radar de tramo para advertirnos de dónde se encuentran, por lo que sabremos de su existencia mucho antes de llegar a ellos, así como la velocidad permitida y nuestra velocidad media en todo momento.

Radares de semáforo en entornos urbanos

Radares de semáforo en entornos urbanos

Los radares de semáforo tampoco son realmente radares (no miden la velocidad) y son muy frecuentes en entornos urbanos, donde se dan velocidades bajas. Detectan cuándo un vehículo se salta un semáforo en rojo gracias a un haz láser como el que nos detecta en las puertas de los supermercados.

Cuando un vehículo cruza una línea invisible con el semáforo en rojo, se toma una fotografía de la matrícula. Incluso de noche, ya que hay cámaras infrarrojas que se activan cuando cae llega la oscuridad.

Para este tipo de multas, el mecanismo salta debido a que cruzamos un láser focalizado que no emite una señal electromagnética como lo hacen los radares de velocidad. Por tanto, ni puede ser detectado por detectores de radar ni puede ser evitado por los inhibidores, que no hacen invisible al vehículo.

radar de semáforo

Los avisadores, sin embargo, cuentan con una base de datos actualizada que nos advierte de la existencia de un radar de semáforo y nos ayudan a anticiparnos a él.

Radares de cinturón y de teléfono móvil, el futuro del reconocimiento de imágenes

Otros dispositivos que en realidad no son radares reales son los radares de cinturón y teléfono móvil. Pero, ya puestos, se les bautiza como tales. El funcionamiento de estos repartidores de multas es mucho más complejo que los anteriores, y se basa en tecnología bastante avanzada de reconocimiento de imágenes.

Cuando un vehículo pasa junto a uno, se le hace una fotografía en la que se aprecia nítidamente al conductor y/o acompañantes. Esta fotografía es procesada por un algoritmo (imposible hace años) y cuando salta un positivo la fotografía es revisada por un agente. Una vez confirmado que se conduce sin cinturón o se hace uso del teléfono móvil, se envía una multa al conductor.

radar de cinturón y de movil

Recordemos que hacer uso del teléfono móvil no solo es una infracción grave, sino una importante distracción al volante que disminuye nuestra seguridad y la de otros usuarios de la vía. Lo mismo ocurre con no llevar puesto el cinturón de seguridad, incluido el de la sillita de retención infantil. Ese es el motivo por el que están premiados con multa, al igual que conductas como comer al volante o lanzar objetos por la ventanilla.

 

Solo los avisadores de radar como Coyote cuentan con la posibilidad de adelantarse a este tipo de mecanismos, y nos ayudarán con sus avisos a centrarnos en la conducción y dejar de lado las distracciones. El aviso de un radar de cinturón puede salvarnos la vida, recordándonos su importancia en la seguridad al volante.

Los detectores de radar y los inhibidores de radar no solo son ilegales. También son caros en su compra y cuando nos cazan con ellos, y hacen bien su trabajo solo con un número muy reducido de radares. Frente a estos, los avisadores de radar o asistentes a la conducción son legales, su coste está justificado y amortizado, y son capaces de dar hasta 19 alertas diferentes, además de los avisos de radar, para que conduzcas seguro.

 

En MyCoyote | Comparativa. Asistente a la conducción, avisador, detector e inhibidor de radares

Imágenes | iStock/StGrafix, iStock/trekandshoot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here