De 100 km/h a 90 km/h: la DGT lo está estudiando

1
1396
carreteras-convencionales-velocidad-90-kmh

La DGT planea cambiar la ‘Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial’ en materia de seguridad. Reducir algunos tramos de las carreteras convencionales de 100 km/h a 90 km/h podría ser uno de ellos. Este límite de velocidad sería para turismos, siempre que haya 1,5 m de ancho de arcén.

¿Cuáles serían esos tramos? ¿Cómo afecta esto al resto de vehículos? ¿Por qué reducir este límite de velocidad? Analizamos esta probable medida que afectará también a los sistemas de radares, y al despiste de muchos conductores durante los primeros meses de implantación.

¿Por qué bajar de 100 km/h a 90 km/h? La seguridad, lo primero

El motivo principal de este cambio es la seguridad en vías peligrosas. Los puntos negros son los emplazamientos más peligrosos de nuestra red de carreteras. Aunque se encuentran repartidos en todo tipo de vía, son las carreteras secundarias las que más accidentes presentan.

Se sabe que el 77% de los fallecidos en accidentes de tráfico de 2017 lo hicieron en vías convencionales. Son 30 más que en 2016 mientras que en autopista la cifra se redujo. La DGT, en su tendencia al objetivo 0 víctimas, analiza ahora estas carreteras para ver si es posible evitar futuros accidentes.

También es sabido que la velocidad supone un factor importante en los accidentes. A mayor velocidad, más accidentes, pero también más graves. Aumentar el límite de velocidad de una vía significa aumentar la distancia de frenado, y por tanto la distancia seguridad, o agravar el aquaplaning.

A esto se suma el hacer más estrecha la visión del conductor (por la visión de túnel), reduce el tiempo de respuesta del conductor ante un posible riesgo, o recorta el espacio virtual en días de niebla.

Todos estos factores redundan en una disminución de la seguridad considerable, de ahí que se “ataquen” los tramos de vías más peligrosos y se reduzca ligeramente la velocidad en ellos. Esta medida no es excepcional, actualmente es frecuente la reducción de velocidad de 100 a 80 km/h en curvas peligrosas.

Igualar la normativa con el resto de Europa

Otro motivo de peso es la unificación de las normas de tráfico a nivel europeo. Estas cada vez convergen más, con señalética similar y normas parecidas. Dado que la Unión Europea es un espacio permeable al tráfico, es coherente que las normas sean las mismas.

carretera-convencional-km

Podemos viajar a Alemania, Francia, Italia o Portugal, entre otros, haciendo uso del carné de conducir español. Sin embargo, las normas no son idénticas. Esto en muchas ocasiones provoca distracciones que hacen que pisemos el acelerador. Las multas, de momento, varían mucho, y pueden darnos alguna sorpresa desagradable.

Es por eso que se está trabajando para estandarizar las normas. Comenta Juan Ignacio Zoido, desde la DGT, que “en todos los países de nuestro entorno de la UE” ya existen medidas similares. Por ejemplo, Portugal tiene varias clasificaciones para las carreteras convencionales, algunas de 100 km/h y otras de 90 km/h.

Estar informado tanto de la velocidad como de los peligros

Como decíamos más arriba, es probable que esa medida entre en vigor dentro de un tiempo para mejorar la seguridad en carretera. De ser así, los radares se actualizarán de nuevo. Si para los turismos el nuevo límite en algunas carreteras es de 90 km/h, entonces para los camiones debería ser (esto tiene que confirmarlo la DGT) de 80 km/h, y de 70 km/h para los turismos con remolque, siguiendo la norma actual vigente.

Sea cual sea el vehículo utilizado, un cambio en los límites de velocidad implica informar a los conductores y cambiar la cartelería. Ya ocurrió con la subida a 130 km/h en 1973 y la posterior bajada a 120 km/h, algo que se repitió en 2013. También implica más despistes durante un tiempo de adaptación.

Para que los cambios no nos pillen por sorpresa, lo ideal es estar pendientes de las redes sociales de los responsables y agentes del tráfico. También contar con algún mecanismo para conocer en todo momento la velocidad máxima de la vía, como los dispositivos Coyote, que nos muestran la máxima y la del vehículo.

Gracias a estos avisadores también podremos estar al tanto de posibles accidentes en la vía. Los puntos negros y “grises” de las carreteras en ocasiones concatenan varios accidentes de tráfico seguidos. La elevada velocidad, el desconocimiento del peligro o la falta de visibilidad son algunos factores implicados. El conocimiento juega a favor de nuestra seguridad.

 

En MyCoyote | ¿Sabes a qué velocidad puedes conducir por estas vías?

Imágenes | iStock/redstallion, Uwe Hoh

1 Comentario

  1. hola yo generalizo las velocidades max.son de los 80. ahora nos venden coches de 150cv para ir a 90 o 100 km.h que vuelvan los de 60 cv.pero no consumen y el numerito sale barato. no interesa.se preocupan por nuestra salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here