Alcolock, el alcoholímetro antiarranque de la DGT obligatorio a partir del 2022

0
311
alcolock

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el alcohol al volante es la principal causa de víctimas en accidentes de tráfico: entorno al 30-50 % de los casos. Si nos centramos en España, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de España (INTCF), informa que, tras tres años con tendencia a la baja, en el 2019 el porcentaje de conductores que dio positivo al volante aumentó en un 1,6 %. Por todo ello, la DGT ha buscado soluciones como el alcoholímetro antiarranque Alcolock, el cual bloquea al coche y no deja conducir si has bebido.

¿Qué es Alcolock?

Alcolock es un dispositivo que se coloca en el coche y va conectado directamente al motor del mismo. Cuando el conductor se sube y procede a arrancar el vehículo, le obliga a soplar en un alcoholímetro muy similar al que utilizan las autoridades para comprobar los niveles de alcohol. Si éstos están por debajo de los límites permitidos, podrán iniciar la marcha sin problemas, sin embargo, si la tasa de alcohol es superior a la permitida, Alcolock bloqueará el vehículo impidiendo arrancarlo.

¿Cómo funciona este alcoholímetro antiarranque?

alcoholímetro antiarranque

Al igual que cualquier otro etilómetro, Alcolock mide específicamente la tasa de alcohol en aire aspirado y garantiza que la prueba no se vea alterada por otras sustancias. Para conseguirlo, cuenta con diferentes sensores que evalúan el aire del conductor.

Este alcoholímetro antiarranque registra todos los resultados obtenidos y también los intentos de burlar el sistema. Esto se consigue gracias a un cifrado de datos y solo pueden ser descargados para su análisis por personas autorizadas que posean el software y el hardware correspondientes.

Gracias a ello, y a la incorporación de tecnologías como el reconocimiento de huellas dactilares, pupilas o fotografías digitales, se evitan las posibles manipulaciones.

¿Cuándo será obligatorio en nuestro país?

Actualmente, la legislación comunitaria establece que el alcoholímetro antiarranque Alcolock será obligatorio para vehículos de transporte de pasajeros y mercancías el próximo 6 de julio del 2022.

La obligatoriedad de este dispositivo en los vehículos anteriormente mencionados, podría suponer la futura aplicación en los vehículos particulares. Con respecto a ellos, en la actualidad no se establece ninguna fecha definitiva, aunque a partir del 2022 este sistema debe preinstalarse en todos los coches nuevos que estén homologados por la Unión Europea. De esta manera, serán los conductores los que decidan añadir este alcoholímetro para obtener las garantías de seguridad al volante que proporciona la tasa cero de alcohol.

Evitar el alcohol al volante, el objetivo final

evitar el alcohol al volante

Las cifras de fallecidos en carretera a causa del alcohol son muy altas, solo en el 2019 en nuestro país, uno de cada cuatro accidentes mortales fue a causa del consumo de alcohol, drogas o psicofármacos. Este problema no solo existe en España, sino que en Europa los datos también son bastante preocupantes.

Para evitar el alcohol al volante y, por ende, reducir la mortalidad en carreteras, Alcolock se convierte en un dispositivo necesario y eficiente.

Sanciones por alcoholemia en España:

Una vez analizado este alcoholímetro antiarranque, es conveniente recordar cuáles son las tasas máximas de alcohol permitidas en España y las multas y sanciones que conllevará sobrepasarlas.

Tasas máximas de alcohol permitidas en España:

  • Conductores en general:
    • En sangre: 0.5 gr/l.
    • En aire espirado: 0.25 mg/l
  • Conductores noveles y profesionales:
    • En sangre: 0.3 gr/l.
    • En aire espirado: 0.15 gr/l.

Sanciones provocadas por superar las tasas máximas de alcohol:

  • Entre 0,26 mg/l y 0.50 mg/l: sanción económica de 500€ y la pérdida de 4 puntos del carnet de conducir.
  • Entre 0,50 mg/l y 0,60 mg/l: multa de 1.000 € y 6 puntos del carnet de conducir.
  • Más de 0,60 mg/l: es un delito penal. Un conductor que sobrepase esta tasa de alcoholemia se enfrentará a una condena de entre 3 y 6 meses de prisión, de 6 a 12 meses de multas económicas o de trabajos en la comunidad y la pérdida de su carnet de conducir en un período que puede ir de entre 1 a 4 años.
  • Negarse a realizar las pruebas de alcoholemia: este es un delito que puede castigarse con hasta un año de cárcel y la retirada del permiso de conducir por un período de entre uno y cuatro años.

Desde Coyote aplaudimos esta iniciativa y todo lo relacionado con evitar el alcohol al volante, ya que es la única manera de conseguir una conducción segura y de disminuir los accidentes mortales en carretera que no solo ponen en riesgo la vida de los ocupantes del vehículo, sino de todos los conductores de la vía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here