¿Eres un buen conductor? Todas las claves para mejorar durante 2017

1
1123

 

Conducir, y esto lo saben todos aquellos a los que el motor les apasiona, es mucho más que ir de un punto A a un punto B. Aunque esa es la finalidad, el buen conductor sabe que es una actividad que requiere experiencia, pericia y atención a partes iguales, porque conducir puede ser divertido, pero no es un juego.

Por desgracia, en el momento en que nos sacamos el carnet, nuestra competencia al volante empieza a disminuir dando paso a un exceso de confianza y vicios ocultos. ¿Eres un buen conductor? ¿Crees que siempre se puede aprender algo? Te damos las claves para mejorar durante 2017 y que disfrutes conduciendo durante muchos años más.

Reducir nuestros niveles de estrés y agresividad

Las prisas del día a día, un atasco ocasional, el constante ruido de los cláxones de los coches vecinos y, a veces, el simple hecho de mantener la concentración durante mucho tiempo (como la bajada de un puerto de montaña) pueden elevar nuestro nivel de estrés hasta convertirlo en un peligro para la circulación.

Pero existen pequeños trucos de la conducción para reducir el nivel de estrés, como son mantener una conducción serena, sin acelerones ni frenadas; escuchar música, aunque sin montar un karaoke móvil; y descansar cuando se llevan unas horas al volante.

Otra clave es la primera lección que nos dan en la autoescuela y a la que no muchos hacemos caso: regular el asiento y los espejos hasta sentirnos cómodos y ver toda la carretera. Conducir cómodo aumenta la seguridad al volante, y hace los viajes más tranquilos.

Además, haber descansado bien la noche anterior ayuda a disminuir la agresividad al volante y a prevenir accidentes. Afrontar la carretera descansado es un seguro al volante, ya que se estima que la somnolencia está implicada en uno de cada seis accidentes mortales de tráfico (Dormir bien, 2008).

Y, como quien viaja mucho suele saber, el estrés disminuye hasta límites aceptables cuando tenemos planificada la ruta, especialmente si salimos con tiempo y si evitamos las sorpresas de los radares con antelación.

Conductor ejemplar, conductor empático

En la carretera no vamos solo nosotros. Basta una persona estresada y agresiva en su conducción para afectar negativamente la conducción del resto de ocupantes de la vía. Y a sus vidas.

¿O no te ha pasado nunca que, yendo a la máxima velocidad de la vía, un vehículo se pega detrás de ti y, no contento con evitar mantener la distancia de seguridad, además te da las largas o te pita para que te eches a un lado?

inside of a car hurtling down the street

Evitar a toda costa esta falta de civismo es crucial para reducir los accidentes mortales en las carreteras, que este año han despuntado por primera vez en mucho tiempo. Como apunta Luis Moya, embajador de Coyote, nos han enseñado a aprobar el examen de conducir pero no a conducir.

Pero ser cívico no solo ayuda a hacer descender la siniestrabilidad, los accidentes menores y los sustos en la carretera. Contribuir a construir una red actualizada del estado de las carreteras, los radares móviles y los accidentes en tiempo real ayuda a otros conductores a tomar mejores decisiones sobre la marcha (y a ahorrar).

Y no solo para los otros conductores, sino también para tus acompañantes (en ocasiones la familia) y para ti mismo. Conducir con precaución, ya lo decía la canción, aporta beneficios en seguridad y tranquilidad. Quizá uno de los problemas es que no somos conscientes de nuestros comportamientos indebidos.

Fácil es saber que usar el móvil mientras conducimos es peligroso, así como evitarlo para ser un mejor conductor. Pero existen otros despistes, como un aumento de la velocidad paulatino, que en ocasiones no percibimos. Contar con un copiloto como Coyote nos ayuda a evitar estas distracciones.

Mejora tu conducción mientras ahorras

Casi todos los puntos mencionados invitan al ahorro directo en la conducción. Desde una moderada y sin acelerones hasta salir con tiempo suficiente como para poder viajar sin pisar a fondo.

Pero se puede ir más allá. Como dato curioso, conducir a 112 km/h consume un 40% más de combustible que hacerlo a 80 km/h. Aunque no es cuestión de ir despacio, reducir en pocos kilómetros nuestra conducción puede hacernos ahorrar mucho dinero a largo plazo (además de ahorrarnos la foto del radar).

consumo_vs_velocidad
Consumo de gasóleo y gasolina con el aumento de velocidad. Fuente: Ministerio de Industria

Al ahorro por kilómetro, tenemos que sumar la falta de sustos con la llegada de multas. Conducir a la velocidad que marcan las señales de las carreteras no solo es más seguro que ir más rápido, además es más económico.

Pero como todo conductor puede despistarse, lo ideal es usar un navegador que avise sobre las diferentes condiciones de la vía (atascos, radar móvil, velocidad alta, un accidente más adelante…) y que lo haga de manera personalizada (con sonido, color, destello de pantalla…).

Mejorar la conducción está en nuestras manos, y del mismo modo que se recomienda un mantenimiento adecuado para el vehículo, es aconsejable equiparse con la mejor tecnología en navegación.

 

En MyCoyote | Prevención de los malos hábitos de conducción según la edad

Imágenes | iStock/LDProd, iStock/Carlos_bcn, iStock/darval

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here